Química Sustentable

La química sustentable o green chemistry (química verde) es definida como el diseño, desarrollo e implementación de productos o procesos químicos que ayuden a prevenir, elminar el uso o generación de sustancias dañinas para la salud humana o para el medio ambiente. Esta es una idea ética y políticamente poderosa que representa la convicción que los procesos químicos que generan problemas ambientales pueden ser sustituidos por procesos menos contaminantes o no contaminantes en lo absoluto.

Dentro de las iniciativas que la química sustentable promueve se destacan 3 grandes áreas:

  • Uso de fuentes renovables o materia prima reciclada.
  • Aumento de la eficiencia de energía, con utilización de menos energía para producir la misma o mayor cantidad de producto.
  • Evitar el uso de sustancias tóxicas o bioacumulativas.

En base a lo anterior, que implica realizar una química limpia que no contamina, se han promulgado y acordado los 12 principios de la química sustentable

  1. Prevenir la producción de desechos. Los desechos deben prevenirse en lugar de tratarse o limpiarse después de que se han generado.
  2. Maximizar la economía atómica. Los métodos sintéticos deben maximizar la incorporación de todos los materiales utilizados en un proceso, en el producto final, de tal manera que se reduzcan al mínimo los residuos.
  3. Utilizar menos procesos peligrosos. Los métodos sintéticos deben utilizar reactivos y generar desechos con una toxicidad mínima para la salud y el ambiente.
  4. Diseñar sustancias químicas más seguras. Los productos químicos deben diseñarse para tener una toxicidad mínima.
  5. Utilizar solventes más seguros. Se debe hacer uso mínimo de disolventes, de agentes de separación y de otras sustancias auxiliares en una reacción.
  6. Diseñar para la eficiencia energética. Deben minimizarse los requerimientos energéticos para los procesos químicos, si es posible con reacciones realizadas a temperatura ambiente.
  7. Utilizar materias primas renovables. Las materias primas deben provenir de fuentes renovables cuando sea factible.
  8. Minimizar derivados. La síntesis debe diseñarse con el uso mínimo de grupos protectores para evitar pasos extras y reducir los desechos.
  9.  Utilizar catalizadores. Las reacciones deben ser catalíticas en lugar de estequiométricas.
  10. Diseñar para la degradación. Los productos deben diseñarse para ser biodegradables al final de su tiempo de vida útil.
  11. Monitorear la contaminación en tiempo real. Los procesos deben monitorearse en tiempo real por la formación de sustancias peligrosas.
  12. Prevenir accidentes. Las sustancias y los procesos químicos deben minimizar el potencial de incendios, explosiones y otros accidentes