Estado del Medio Ambiente Mundial

El medio ambiente y los sistemas ecológicos constituyen la base de todos los procesos productivos del quehacer del Ser Humano. Esto incluye su alimentación, su vestimenta, su hogar o establecimiento y de alguna manera todos los materiales o materias primas para formar la civilización y los requerimientos de la sociedad actual.

En este sentido, es importantísimo conocer los aspectos básicos, junto con los actuales estudios sobre el Estado del Medio Ambiente Mundial. Destacamos en esta sección dos publicaciones, a saber, Las Perspectivas del Medio Ambiente Mundial GEO 5 publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, y Recursos mundiales, la guía global del planeta publicada por el Instituto de Recursos Mundiales (WRI) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

Perspectivas del Medio Ambiente Mundial GEO5. Medio ambiente para el futuro que queremos. (2012). Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

img_02_

La tarea más grande que hoy enfrenta la humanidad se refiere a los problemas globales de riesgo ambiental (ejemplo, cambio climático) y a los de equidad entre los países y regiones del mundo, y en definitiva la vigencia de un presente y futuro sustentable para el planeta. Al intentar visualizar los escenarios futuros para nuestro planeta, es imposible no darse cuenta que dos décadas después de la Cumbre de Río de 1992 las buenas palabras y los discursos a favor del medio ambiente no han evitado que los principales indicadores para medir la sustentabilidad de la actividad humana hayan empeorado. El objetivo de contener el calentamiento del planeta en dos grados para final de siglo se aleja; los océanos son cada vez más ácidos; la biodiversidad desaparece a un ritmo desconocido desde la extinción de los dinosaurios; y la deforestación está alcanzando tales cotas que supondrá un costo para la economía mundial superior a las pérdidas derivadas de la crisis financiera de 2008. Así lo constata el Informe GEO5 publicado por el PNUMA y presentado en la antesala de la Cumbre Río+20 que se celebró en junio de 2012 en Río de Janeiro, Brasil. Entre otras verdades, el GEO5 indica que dos décadas después de la Primera Cumbre de la Tierra,  de 90 objetivos sólo hay avances significativos en cuatro.

_____________________________________________________

RECURSOS MUNDIALES.  La guía global del planeta.

  • Cap 1: El vínculo entre la gente y los Ecosistemas
  • Cap 2-1: Inventario de los Ecosistemas.
  • Cap 2-2: Sistemas de Agua Dulce.
  • Cap 3-1: Cómo se vive en los Ecosistemas
  • Cap 3-2: Ecosistemas Forestales.
  •  Cap 4: Hacia un enfoque ecosistémico.

En esta edición, el Instituto de Recursos Mundiales se propuso evaluar el estado de los ecosistemas terrestres, emprendiendo  una  tarea  que  no  sólo  nos  hace  tomar  conciencia  de  los  peligros  que  encierra  la  trayectoria  que hemos tomado para llegar al desarrollo económico, sino que  también  define  un  marco  para  analizar  la  interacción  entre  los  seres  humanos  y  los  ecosistemas,  el  cual podría dar lugar a enfoques totalmente nuevos hacia la protección del medio ambiente y el manejo de los recursos naturales. La publicación analiza los factores que inciden en la capacidad de cinco ecosistemas principales —las tierras agrícolas, los bosques, las praderas, las zonas costeras y los sistemas de agua dulce— para producir los bienes y servicios esenciales que sustentan la vida. Cuando se planifican y gestionan las actividades humanas que utilizan los ecosistemas y, por ende, los afectan, es preciso entender y valorar los bienes y servicios que proporcionan, porque de esa manera se podrán sopesar las ventajas y desventajas de las distintas opciones posibles de desarrollo.

En el caso de América Latina y el Caribe, este enfoque para el análisis reviste gran interés precisamente porque se centra en la función que desempeñan los ecosistemas en el desarrollo  económico  y  social.  Si  bien  el  gran  reto  que enfrenta nuestra región es definir una trayectoria conducente a un desarrollo genuinamente sustentable, dicha trayectoria no deberá fijarse objetivos ecológicos que dejen a un lado el desarrollo socioeconómico.